3 de abril de 2008

MAN ON THE MOON - ll Parte


' - aprendiste eso en el colegio?
- ja!!! bromeas?!!!
por hacer esto casi me
echaron del colegio! '


SUBJETIVO A LAPIZ PASTA - 4ever


Y comienza a chillar el traductor de Eduardo. Aveces me pregunto: Para que tener un traductor si solo basta con quitarse el maquillaje y hacer lo de cualquiera? De seguro no me lo respondería, solo para fastidiarme... Eduardo es Eduardo...


-si, si, si, si.... fumo chocolate - Respondo como si la chica me lo hubiese preguntado - Te gusta el chocolate?

La chica sigue ahí, inmóvil sin decirme nada, pero mirándome con sus grandes ojos exclamativos, sin dudas, por la experiencia que me ha dado el paso de los años, se que no hablara. Así que sera mejor que le explique el motivo del viaje. Lo peligroso e importante que es, ya que un pequeño descuido y todo se acabaría para él, nosotros y tal vez también para ellos..... los humanos.

* * * * * * *

- le dirás que todo se puede acabar si no nos ayuda? digo, o es por las buenas...

no termino la frase, ni mi traductor habla... obvio! Si la mirada de
Max me perfora. 'No debes expresarte así de él, pero siquiera lo nombra... Es tan difícil pronunciar 'J, El Hombre de la Luna'... pero claro está que es mas fácil hablar de lo que nunca e entendido. Cual es el motivo de sufrir por culpa de un capricho que puede solucionar con un chasquido de sus poderosos dedos. No entiendo esta misión que nos encomienda cada cien años, para jugar con nosotros, con los humanos poniendo en riesgo vida y la de los demás.
Max sigue contando la historia. Se está alargando, acaso mi compañero se está poniendo mas viejo? lo que realmente sé es que no sabe entretener a nuestra 'pasajera'. Es un largo viaje para hacerlo mas aburrido, no?

* * * * * * *

- Conocerás a un hombre... un hombre mayor. está en sus últimos días. El, nos necesita ahora mas que nunca. Cada cien años sucede esto, su vida se va. Pero la única oportunidad que siempre tenemos es buscar el vórtice, el ser elegido entre miles, para salvarlo y que vuelva a vivir por cien años mas... - dice el viejo Max.

La chica se asusta. Realmente es la que puede salvar al 'hombre'. Acaso es la elegida?. no es un error. Llegará a su lecho de muerte, apretara su mano fuerte y le dirá que lo quiere, como le dijo a su abuelito años atrás?
La nave hace un movimiento brusco que trae a la chica a una pregunta. Donde esta? no lo pregunta en voz alta, sólo se atreve a mirar por la ventana. Está en el espacio! Lo sabe por uno de esos libros que hojeó en el colegio hace algún tiempo.

- Querida... - susurra Max, poniendo una mano en su respaldo - apuesto a que ningún científico en la tierra ha puesto un pie al lugar donde vamos. - Poniendo su mano sobre el vidrio de la ventana dice - Si, ahí. A la Luna.

Eduardo con unos movimientos de momia común camina hacia el otro extremo de la nave. El traductor brilla nuevamente, y con voz tétrica repite:

- El lado oscuro de la Luna.... El lugar de los perdidos!!!
- No te asustes, nada te pasará. Nosotros te cuidaremos - Cariñosamente explica Max, con el aliento a chocolate - Incluso existe un lugar donde están todas las cosas que se pierden en el mundo...
- Todo!!!! - Interrumpe el traductor, mientras Eduardo está con los ojos cerrados y tomándose las orejas.
- Todo lo que espera ser, nuevamente encontrado.

* * * * * * *



y sigue contando su historia, la chica se ve que está tan aburrida como yo.
Por mientras saco una moneda de mi bolsillo izquierdo. La tomo con dos de mis dedos, la lanzo al aire y la espera mi mano derecha que se cierra al momento en que cae. Al abrir mi mano PUM! ya son dos monedas, que vuelvo a lanzar y caen, esta vez, en mi mano izquierda. Pero esta vez al abrirla PUM! ya son cuatro.
Levanto la vista hacia la chica y ésta me devuelve una sonrisa, no la asusto como la pipa de Max. Espero un momento antes de lanzar las cuatro monedas, luego comienzo a soplar y, que pasa? comienzan a levitar, sí levitar.
Max nota que tengo la atención pero como los viejos, continúa con la historia, de un niño de hace unos docientos años. Prefiero concentrarme en el fin de mi acto. Las monedas siguen levitando cuando levanto la mano derecha y todas, como marchando avanzan a mi. Una vez que están juntas, empuño mi mano y presumiendo un poco, la abro con un soplido, desprendiendo papel picado, en forma de mariposas, al aire.

* * * * * * *

Ahora que por fin, Max se rinde y deja de hablar, presta atención a otro de los trucos de Eduardo, que evidentemente ya conoce. Una especie de magia reina en el ambiente cuando los ojos se posan en ese mimo. Hay algo en él, con su pelo trenzado que hace ver maravilloso todo, todo lo que rodea en ese momento. Controla la situación, obvio Domina todos sus trucos, aun sin hablar es chistoso, amoroso y tierno. Todo eso mientras dura su 'show'. En este momento no importa que tenga la cara maquillada escondiendo su alma, un traje extraño para sus camaradas, un traductor que a veces lo aisla, aún mas de todos. Hay algo superior que abunda en la nave cada vez que el mimo está en su rutina, como ahora, juega y juega con pañuelos. Es como si estuviera poseído, en un trance, superando al trence que produce su rutina en los tripulantes de la nave, que ahora son Max, la niña y el traductor. aunque no importan sus nombres, no importa el olor a chocolate de la pipa de Max, no importa el trabajo que deben realizar, ni que por la ventana empiece a asomar el lado claro de la Luna, ni que Max aya dejado a medias su historia, ni que la niña no haya pronunciado palabra alguna, no. Nada de lo que se pueda seguir agregando importa, ya que saben que comienzan a caminar sobre un cerro del que no saben bajar. El lugar al que los lleva Eduardo el mimo. Ya solo importa el show, el no perderse un segundo, porque cuando termine nuestro mimo, se transformará en Eduardo. Eduardo con malos modales, su ironía, su traductor, su silencio, su disfraz, su trensa, sus ojos ocultos y todo lo que significa Eduardo.


...están llegando al lado oscuro de la Luna...
que seguirá?

...continúa en el próximo capítulo....



2 comentarios:

Menguante dijo...

mmm lo del género (que las mujeres escribamos mejor o peor que ustedes, los hombres)... va solo por el lado que escribimos diferente.. tú por ejemplo describes muchos detalles que enriquecen la historia, también tienes presente el tema de mostrar el parecer de varios personajes a la vez... como lo intenté hacer cn clara y pedro además del narrador de la historia... y nosotras mayoritariamente nos esmeramos en dejar claro todo lo importante en la historia... en cierto modo explicamos.. no podría decir cual es mejor... sólo son diferentes :p

ia pueh!
escriba el otro capítulo ke kiero saber mah!

ahi te leo!!

chau chau!

Anónimo dijo...

un 6,9...

de 6,9 a 7.. hay muchaaaa distancia.

Jocelyn.